Cristian
Ritondo

Encuentro de PROVINCIA PROTAGONISTA

El país, y en particular nuestra querida provincia, está atravesando un momento de profunda crisis que nos demanda compromiso, enfoque y mucha preparación.

Decidimos organizar este encuentro de trabajo, junto a nuestros equipos técnicos y legisladores nacionales y provinciales, para analizar los principales desafíos que enfrenta hoy la provincia de Buenos Aires y repasar los ejes de acción sobre los que continuaremos trabajando en los próximos meses.

Nuestro compromiso con los bonaerenses es brindar una alternativa de gobierno que logre recoger toda nuestra experiencia y conocimiento en un plan de gobierno sólido, responsable, que represente las preocupaciones y deseos de los bonaerenses y que cuente con el liderazgo necesario para dar las batallas.

Gobernar la provincia de Buenos Aires exige experiencia, conocimiento y mucha preparación. Sin equipo y sin el acompañamiento de cada uno de los que se sumaron a este espacio sería imposible poder dar una batalla tan desafiante. Por eso es importante que cuidemos y fortalezcamos día a día este ámbito.

Somos un equipo que está convencido que la Provincia de Buenos Aires no es inviable como suele señalarse, sino todo lo contrario.  Somos una provincia con enorme potencial para crecer y ser ejemplo de desarrollo e innovación en el país y el mundo.

Hoy en día, atraviesa una fuerte crisis política producto de una administración liderada por un gobernador que se comporta como un delegado del poder central, que está más preocupado por las internas de su partido que por los problemas de los vecinos.

En medio de una crisis económica y social sin precedente, Kicillof duplicó los cargos políticos: en 2019 había 800 puestos; hoy hay más de 1.700. Nuestro compromiso es reducir ese gasto político en un 55%. El Estado tiene que estar al servicio de los vecinos, no al servicio de la militancia.

Estamos frente a una administración que duplicó el gasto político, pero que no brinda ningún tipo de respuesta frente a los enormes problemas que atraviesa la provincia.

En Educación, solo el 18% de los estudiantes terminan la secundaria en tiempo y forma. El 80% de los chicos de menos recursos que terminan la escuela lo hacen sin comprender lo que leen. Luego de casi dos años de escuelas cerradas hoy miles de chicos siguen sin poder asistir a sus escuelas de forma normal.

Sin los chicos en las escuelas no hay provincia posible. Tenemos la decisión y los equipos para enfrentar los problemas de fondo que tiene el sistema educativo en PBA: deserción escolar, baja calidad educativa, pésima infraestructura, diseños curriculares desactualizados e ideologizados, falta de cupos y ofertas, pocas horas y días efectivos de clase.

En Seguridad la situación es alarmante. El narco recuperó la calle. El delito violento se incrementó, los búnkers venden drogas y las guerras ya no son contra las mafias sino entre las mafias, en las que se envenena la droga para ganar el territorio en disputa. El Estado se retiró de esa lucha, no hay decisión política y las fuerzas de seguridad no cuentan con el respaldo suficiente para dar esa batalla.

Es fundamental que el gobernador de la provincia de Buenos Aires sea el principal abanderado de la lucha contra el narcotráfico y las mafias. Como lo hizo María Eugenia Vidal en su gestión y como lo hicimos nosotros acompañándola al frente del Ministerio de Seguridad. A los narcos se los enfrenta, a los delincuentes se los pone presos y a la policía se la dignifica, equipa y prepara.

En Salud, la situación actual es de un marcado deterioro. Los centros de salud de toda la provincia se encuentran abandonados y disfuncionales. 9 de cada 10 bonaerenses no terminan sus tratamientos médicos porque no consiguen turnos con especialistas en el sistema de salud. La mitad de los niños bonaerenses son pobres, en el conurbano 7 de cada 10, y su alimentación es deficitaria lo que profundiza el problema de cara al futuro.

Hay que poner en valor y modernizar los centros de salud existentes, crear unidades de atención intermedia modernas, fortalecer el sistema de salud primario, ampliar la oferta de atención de especialistas. También es imperiosa la creación de unidades de rescate territorial de diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de niños y adolescentes en situación de malnutrición y con enfermedades relacionadas con la pobreza. Se deben retomar las mejoras enormes que se habían hecho en la anterior gestión como fue el SAME, servicio que desde su creación salvó miles de vidas y que debemos ampliar y fortalecer aún más.

En cuanto a Economía y la Producción, el panorama es similar a la del resto del país, pero sumándole la complejidad de una provincia que tiene enormes bolsones de pobreza y, al mismo tiempo, un enorme potencial productivo. Buenos Aires no es inviable, tiene un potencial enorme y desde el gobierno debemos generar las bases para que ese potencial que tiene el sector privado, su gente y su tierra, pueda desarrollarse para generar el empleo y la riqueza que los bonaerenses necesitamos.